View all essays

Querido sello


Estrella llegó a mi vida cuando tenía 21 años. Fue mi primera jefa, en mi primer trabajo remunerado, y nunca la olvidaré por esto. También me viene a veces a la memoria por su diligencia y capacidad asertiva. Bueno, y porque en sus pequeñas e inquietas manos descubrí un anillo que cumplió su función originaria: se grabó a fuego en mi memoria. Era un anillo sello y le encajaba perfectamente en el dedo anular. De oro y con una piedra ágata azul bicolor grabada con un escudo heráldico, me enamoré de su forma y la combinación de sus colores. ¿O quizás de su poderoso significado?

Esta sortija se asocia con el poder y por lo tanto, con el dinero, las altas esferas de la iglesia y el abolengo ¡toma ya! Y yo con uno entre mis dedos. He investigado en un foro de internet y he encontrado opiniones varias sobre este modelo de anillo. Las reproduzco tal cual:

“Es tipical spanish, no sé si me entendéis”
“Son personas que odian que les engañen”
“Serás muy joven, es un anillo a la altura de este objeto”


“Joder, hacía un montón que no veía esto”
“Si lo besan de vez en cuando está bien”
“jajajjajajajja la precursora de la power balance”
“Pues no había visto ese tipo de anillo nunca”
“Las pulseras omega y esa mierda de anillos poco tienen que ver”
“Esos anillos llevan grabados en la piedra azul el escudo de armas del apellido y viene de cuando se ponía el sello de armas en el lacre al mandar una carta, algo tan obsoleto como llevar hombreras en una camiseta”
“Y las pulseras omega eran la puta solución a todos tus problemas, curaban las hemorroides, el cáncer, dejabas de fumar…Todo ello según los efectos de la piedra que llevaban en sus extremos”.
“Cuando era pequeño alguno de mis profesores lo llevaba. Yo pensaba que es porque pertenecían a una secta o algo”.
“Cuántos capones me llevé yo de mi profesor de inglés”
“Toño el joputa manejaba el anillo como el gitano la vara”
“Pues será típica en tu barrio macho”
"Curiosamente las personas que conocí con ese anillo se habían puesto un diente de oro. No sé si era requisito fundamental, que el anillo lo regalaban con el diente o simple coincidencia y mal gusto”
“jajajajaja puede ser, a mí me pega más a gente del corte de Julián Muñoz, por ejemplo”.

Como veis, el anillo sello no sale muy bien parado; despierta más fobias que filias entre nuestros queridos foreros pero, ¿por qué? Más por el significado que le otorgan que por el diseño, al que yo no le veo ningún pero. El caso es que no hay opinión acerca de este anillo sin ideología a cuestas; una vez una amiga se asustó al verlo pensando que era el escudo de España. Igual que nuestros foreros lo ven y se asustan recordando los capones del profesor de inglés o al gitano que les dio el palo en plena adolescencia.





Ahora que estoy escribiendo estas líneas con el anillo puesto, lo miro y pienso: joder, es muy bonito. Ni muy grande ni pesado, ni ridículamente pequeño. Con carácter suficiente como para no necesitar llevar otro al lado ni encima, pero discreto a pesar de todo.

Es un regalo que me hizo mi madre hace años, sabiendo ella lo que mí me gustaba este tipo de sortija. Juntas buscamos el escudo heráldico de uno de mis apellidos en internet. Biain no tiene, así que siguiendo el orden alfabético descubrí que Ciganda sí. Cuando lo imprimí en papel juraría que eran dos bueyes pero ahora que tengo lupa de joyera me doy cuenta de que el grabador los confundió con dos perros. ¿Qué más da?

A mí lo que me gusta del anillo es su forma, sus colores y su significado. Como ya he dicho, me lo regaló mi madre y es así, comprándome algo que me gusta mucho, como me dice que me quiere. Y yo se lo agradezco, porque también le quiero mucho.

  • Agosto

    Sí, agosto ya pasó pero volverá el año que viene así que nunca está demodé hablar de él. Menos aún si lo comparamos con el viernes, que vuelve cada semana y lo hace casi siempre con aire fresco y prometedor. Porque el viernes significa todo…

    Lucky!

    Lucky es una maravillosa película que rinde tributo precisamente a todo aquello que damos la espalda en vida: a la vejez, a la lentitud y a la muerte. Harry Dean Stanton interpreta con maestría a un anciano de 91 años gruñón y malhumorado pero…