Luz

¿Luz natural o artificial? ¿De invierno o cálida estival? Qué más da cuando todas iluminan nuestros estados de ánimo.

Algunas evocan calidez y sosiego, otras son frías y asépticas, incluso las hay febriles y depresivas. Bienvenida tristeza, miedo y alegría, bienvenido nuevo día o larga y trágica noche; déjame siempre un poco de luz a mano para que cuando me despiste pueda retomar la recta de mi objetivo: VIVIR. 

La luz de las estrellas nos impulsa a soñar. ¿Quién no recuerda una noche de verano bajo el cielo estrellado? A veces estos sueños mueren como muere la estrella que se apaga y explota convirtiéndose en una supernova que dará origen a metales preciosos como el oro. 

Y es que un día bueno sucede a otro mejor hasta que un suceso extraño nos desbarajusta y caemos para volvernos a levantar. ¿Acaso lo raro no es vivir? 

El flexo ilumina los escritorios donde nos sentamos a trabajar. Cómplice de nuestros pensamientos y emociones, su luz guía el trazo de los bocetos e ilumina el teclado del ordenador en el que damos forma a nuestro pensamiento. Por eso no hay hogar sin flexo, ¿y por qué no solapa sin él?  

Topic: Luz